Regalos de Navidad

Recién terminadas las fiestas y con la vuelta a la rutina, el tema más comentado es la locura de regalos que reciben los niños (y las niñas :)).

Nosotros hemos intentado planificarlo mínimamente y decidimos que solamente le íbamos a comprar un regalo: unos patos de goma para la bañera… los podía haber comprado hace ya un par de meses, pero decidí tener algo que quería (yo) para ese día.

El resto no tiene mucho sentido. Además de tener ya mucho de todo (juguetes, ropa y complementos varios) es muy pequeña y no se da cuenta de nada, ni por supuesto lo valora. Está en la época de disfrutar más de su propio de pie que de ningún otro regalo.

No solo deberíamos ponernos de acuerdo entre nosotros sino que teníamos que poner de acuerdo a nuestras familias. Mi idea – me la apropio pero no es mía – era que si querían regalarle algo, que nos dieran dinero y lo metíamos directo a la hucha para poder hacer un viaje con ella que tenemos varios pendientes para el momento en el que podamos. No ha funcionado. O ha funcionado a medias. En una de las casas no ha habido ningún regalo y en la otra hemos tenido ropa, juguetes… poca cantidad pero ahí estaban. Adiós viaje patrocinado por los abuelos año a año.arbol-de-navidad

Y nos esperan muchos momentos de caos respecto a este tema. Con 9 meses recién cumplidos puede tener cerca de sesenta juguetes, unos regalados y la mayoría muy agradecidamente heredados: peluches de muchos tamaños y colores, cuentos de tela, cuentos de música, cuentos “de verdad”, muñecos que cantan, piano, columpio, mordedores, piscina de bolas, sonajeros… y ella tarda en explorar  – comer- cualquiera de ellos unos minutos así que es imposible que los disfrute y los aprecie. ¿Tiene sentido comprar más porque es 6 de enero? Objetivamente no. ¿Le aportan algo a ella? ¿y al resto de los niños? Los volvemos locos con tantos regalos, dándole importancia a abrir los regalos en lugar de disfrutarlos.

En estos días he leído un artículo que circula por redes sociales que dice que deberían tener como mucho cuatro regalos:

  • Algo muy deseado por ellos
  • Un libro
  • Algo de ropa o calzado
  • Algo práctico (mochila para el cole, algún elemento para su habitación…).

Sinceramente me parece muy bien pero creo que es difícil llegar a ese punto. El año que viene no, pero ¿quién me dice que el siguiente o al otro, que ya se entera y disfruta, no entraré en la vorágine de regalos, de paquetes, sorpresas….? Si es que yo soy la primera que me levanto con ilusión y abro mis paquetes olvidando que no son tres Reyes Magos los que dejan todas esas cosas junto a mi zapato.

 

Hace poco recibí la foto de unas niñas que el día de Navidad, recién abiertos todos los regalos, estaban tumbadas en el salón viendo la tele. Es la prueba de que la cantidad de juguetes regalados solo asombran en el primer impacto cuando se levantan y ven tantos paquetes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s