Comparto artículo 

Este artículo lo he encontrado en el portal de Adoptivanet y me ha encantado . Es propiedad de Ranae Regehr que lo ha escrito para Xojane. Nos tenemos que ir preparando para lo que pueda llegar. Lo peor será que muchos comentarios de este tipo nos llegaran de la gente que más queremos:

Los padres adoptivos sienten amor verdadero, con sus hijos verdaderos, y son verdaderas familias. Fin de la discusión.No me mal interpreten, yo sé que el próximo par de comentarios son bien intencionados, pero por favor escuchen lo que quiero decir, porque realmente pueden causar que se eleve mi ritmo cardiaco, que se corte mi respiración y que suba mi presión sanguínea.

La adopción es hermosa y no un caso de tan rara ocurrencia. Lo mas probable es que conozcas a alguien que ha sido adoptado, has conocido a padres adoptivos o quizás incluso ha pasado por tu mente la idea de adoptar. Sin importar que sea por adopción o por nacimiento biológico, como cualquier madre normal, amo a mi hijo de cuatro años de edad. Significa el mundo para mi. Sí, nuestro hijo es adoptado, y al igual que tu historia, nuestra historia familiar es increíblemente especial, vulnerable y personal.

Pero ese es justamente el punto; nuestra historia familiar es nuestra historia especial sobre cómo tenemos una familia, justamente de la misma manera en que la tuya es tuya. Sin embargo, en mi experiencia, cuando la gente escucha la palabra adopción pareciera que les da la esta idea de que pueden, dejando de lado el tacto, preguntar muchas preguntas personales acerca de la vida, nuestro hijo y el contexto del cuál él fue adoptado.
Antes de adelantarme, déjame evitarte la aflicción o la vergüenza de decir los siguiente tres comentarios que inevitablemente siempre surgen en una conversación.
1. “Eres tan increíble por adoptar, yo no podría hacer lo que tú hiciste”
¡Este comentario me pilla cada vez! Primero, ¿le dirías eso alguna vez a una nueva madre que acaba de dar a luz a un niño? “Eres tan increíble por dar a luz”. No, ¡jamás! De hecho, sonaría absolutamente ridículo si se hicieran comentarios como este.

En segundo lugar, y más importante, estos comentarios son profundamente falsos, porque cada niño merece un hogar. La vida no se trata de mi, y yo no soy una santa; es el derecho de mi hijo y de todo niño que nace en este planeta el tener padres que lo amen y valores profundamente. La parte de “yo no podría hacer lo que tú hiciste” simplemente te hace sonar como que no has pensado completamente la frase, por que sí, sí podrías adoptar. En todo caso, todo niño merece un hogar. Los padres adoptivos son padres simplemente a través de medios distintos. Pero eso es todo. Son padres, no santos.

2. “¿Vas a concebir algún niño verdaderamente tuyo?”

 ¡¿De verdad?! Tienes que estar bromeando. ¡No sabia que parir a un niño desde mi útero era el único criterio para que se considere alguna relación como real! Piensa en esto: ¿Es el amor hacia tu esposo o pareja real? ¡Mi hijo es mi niño verdaderamente propio! A mi no me importa si mi hijo viene realmente de mi cuerpo, por que puedo decirte con 100% de confianza que él siente como que es parte de mí.

En un punto diferente, cuando te enteras de que mi hijo es adoptado y me interrogas con esta pregunta, sumado al hecho de que tú ni siquiera me conoces, esto puede ser altamente ofensivo. En cambio, se apreciaría mucho más si preguntaras, “cuántos hijos más tendrás?”

3. “¿Saben cuál es su familia real?”

A la luz de la historia, volvamos a la pregunta de saber cuál es la familia “real” de nuestro hijo. Creo que es justo decir que enseñarle a nuestro hijo la diferencia entre lo correcto y lo incorrecto, enseñarle cómo comunicarse y a respetar a otros, mostrándole cómo andar en bicicleta, sostener una cuchara, limpiarse la cola y, más importante, darle amor incondicional y apoyo son los requisitos para ser una familia real. Así que para responder a tu pregunta, sí, nuestro hijo sabe exactamente cuál es su familia real.
Ahora, no quiero dejarte siéndote culpable o como que voy a saltarte encima si me preguntas algo sobre mi familia. Yo sé a lo que te refieres cuando me preguntas estas tres cuestiones de “veracidad”, pero el leguaje es poderoso y tiene connotaciones serias que pueden hacer que los niños adoptados no sientan como que son parte verdadera de una familia. ¡Qué trágico! El mensaje para llevarse a casa es: Por favor ten tacto con lo que preguntas, especialmente si no me conoces.

Visto en Xojane & Imágenes de We Heart It

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s