La culpa no la tiene su estrés (de ella)

(Dedicado a todas vosotras, mujeres,  que estáis relajaditas esperando formar vuestra familia a través de la adopción). Modo ironía “on”.

Cuántas parejas inician su (largo) camino hacia la adopción y reciben comentarios del tipo ” ya verás, ahora que te relajas, te quedarás embarazada”. ¡Cómo si adoptar fuera lo mismo que relajarse!. Me parto! 

Los primeros meses, mientras decides y no decides, es una etapa súper tranquila: todo el día investigando en internet, hablando con otras familias, descubriendo procedimientos…Luego cuando ya te decides, pues igual que un masaje en la cabeza. Te recorres múltiples organismos de la ciudad buscando documentos que por lógica están registrados en un sistema que debería ser común, compras una carpeta porque ya se imposible acumular más fotocopias de las fotocopias..todo además con unos horarios en los que puedes ir relajadamente en el tuyo propio laboral – mientras te escaqueas, o lo que es más complicado, cuentas a tus jefes lo que vas a hacer…dentro de unos años-. Relax total.

Después de los organismos, toca el tuyo propio – por dentro y por fuera, y en tu propia casa- . Doctores, psicólogos, trabajadores sociales, análisis de sangre….también de lo más relajado y emocionante, como un spa en la montaña.

Cuando por fin logras el CI (actividad de lo más tranquilizante toda ella), encuentras una ECAI (en nuestro caso, es posible que haciéndolo por libre te de muchísima más tranquilidad), firmas y empiezas a esperar….uffff si es que me duermo mientras escribo de lo que me relaja esta entrada!!!!!

Una vez que te asignan, me cuentan, la preocupación es ¿cómo estará? , ¿cómo habrá sido su vida anterior?, ¿cuándo podré conocerle/a? ¿cuándo podrá venir a casa?

Así que no me extraña que la gente que adopta se quede embarazada…pero todas además. Al final será esta una cuestión puesta en marcha, no por lo niños, sino por el bien del crecimiento de la tasa de natalidad.

Para darle un poco más de fuerza a mi argumento, adjunto un artículo de El País que lleva ya unos años escritos pero como lo hubieran escrito esta misma mañana…:

¿La adopción incrementa las posibilidades de embarazo?

Por: Esther Samper | 26 de julio de 2012

 En la vida cotidiana, no es extraño encontrar conversaciones muy similares a la siguiente:Bebé

-¿Conoces a María, que acaba de adoptar a un bebé precioso?

-Sí, estuvieron intentando tener un hijo durante años, pero no hubo manera.

-¡Pues se acaba de quedar embarazada!

-¿De verdad? Sí es que lo que les hacía falta era relajarse y la adopción les ha venido de perlas…

Esta conversación típica deja patente una creencia popular que está bastante extendida a lo largo del mundo. Muchas parejas, después de intentar sin éxito y durante años la gestación de un bebé, deciden adoptar. Para sorpresa de todos, la mujer se queda entonces embarazada y los comentarios acerca del estrés emocional como culpable de su infertilidad se dejan entrever. Pero, ¿tiene este razonamiento alguna base real o es un mito sustentado en casualidades?

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de estudiar estas situaciones es el pequeño valor de estos casos anecdóticos. ¿Cómo sabemos que, de no haber adoptado María, no se hubiera quedado embarazada igual? Simple y llanamente no lo podemos saber, pero el ser humano, instintivamente, intenta relacionar ambas situaciones.

¿Cómo podemos conocer entonces si realmente la adopción incrementa las posibilidades de tener un embarazo viable? Con estudios clínicos. Se realiza un seguimiento de dos grupos de parejas que están buscando tener niños, uno de los grupos ha adoptado en algún momento del proceso mientras que el otro no. ¿Habrá diferencias? ¿El grupo de parejas que ha adoptado mostrará mayor porcentaje de embarazos que aquel que no lo ha hecho?

Esta es la idea principal de muchos estudios que se realizaron expresamente para descubrir la realidad de este asunto. ¿El resultado? El grupo de parejas que había adoptado mostraba unos porcentajes de concepción similares a aquellos que no. Es decir, aún después de varios años intentándolo, determinadas parejas consiguen alcanzar el embarazo independientemente de si tiene lugar una adopción. Sin embargo, ante este sorprendente hecho, la cultura popular señala a la adopción como la varita mágica que solucionó el problema. No es tampoco una creencia aislada, los mitos suelen rodear con fuerza al proceso de embarazo. Como ejemplo de ideas sin fundamento está el mito de que determinadas posturas durante el coito favorece la gestación o que en luna llena el número de nacimiento de bebés se incrementa.

¿Entonces el estrés emocional asociado a la búsqueda de un hijo que no llega no influye para nada en la fertilidad? Es difícil saberlo. En la actualidad, un 15 % de los casos de infertilidad son de causa desconocida y algunos investigadores apuntan a que cierto porcentaje de este 15 % podría deberse a causas psicológicas.

La realidad, sin embargo, es que la infertilidad psicógena no está demostrada y resulta peligroso atribuir este tipo de infertilidad a parejas en las que no se llega a conocer la causa real, pues es una forma de culpabilizarlas y de hacerlas responsables de su dificultad para tener niños. Hay que tener en cuenta que aunque el problema no se conozca no implica que tenga una causa psicológica. De hecho, entre los años 40 y 50 del siglo pasado, cuando los problemas de fertilidad eran mucho menos conocidos que ahora, se consideraba a la infertilidad psicogénica como causante del 50 % de la incapacidad para tener descendencia. Simplemente es un error utilizar la infertilidad psicogénica como un cajón de sastre al que recurrir cuando los médicos no saben la causa concreta que lo provoca.

¿Podría existir entonces la infertilidad psicógena? Teóricamente sería posible, pues el estrés influye sobre el sistema endocrino y éste interviene de forma importante en el embarazo. Aún así, como comentábamos anteriormente, su existencia no está demostrada y, de existir, es probable que tuviera lugar en un porcentaje muy bajo de los problemas de infertilidad.

Anuncios

5 comentarios en “La culpa no la tiene su estrés (de ella)

  1. Eso de que uno está relajado… para nada. Todo el papeleo, la tensión por la entrega de documentación, las noticias de otras familias, la espera y falta de información en algunos casos. Desde mi punto de vista el relax no existe.
    Creo que puede darse algún caso, pero no creo que se deba a la falta de estrés.

    Le gusta a 1 persona

  2. Hola Cristina, nos gustaría informarnos sobre la adopción en Polonia, te he dejado un mensaje privado en adoptivanet.info. Un saludo y ánimo, que ese estrés al final valdrá la pena!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s