Cuidando el lenguaje

Hablar de adopción puede llegar a ser complicado y complicar al otro-a, puede crear malentendidos y puede doler.

Buceando en internet encontré este artículo y lo voy a traducir porque me parece muy interesante. Al igual que dice su autora original, Kristine, mi intención no es defenderme de nadie ni por supuesto ofender, pero de forma un tanto divertida y quizá mordaz, creo que es importante ayudar a todos los que estáis cerca de que conozcáis un poco mejor algún aspecto más delicado del proceso, alguna palabra o frase “tabú”.

Pido perdón por adelantado por la traducción, sé que hay expertos en este trabajo y no soy uno de ellos, pero voy a hacerlo lo mejor que pueda!

El artículo de Kristine se titula “Las 10 cosas que no debes decir a padre adoptivos”.

  1. “Se parece a ti muchísimo, estabais destinados a estar juntos” o mucho mejor “ se parece tanto a ti que podría ser tuyo”

Es mío. Puede que tengamos los dos la piel clarita, narices parecidas (en mi caso espero que se libre de esta tradición- este comentario es mío- ) pero tengo muy claro que no compartimos ADN y no hace falta que me lo recuerdes. Simplemente dime lo guapos que son y me quedaré tan contente.  hablar

  1. “¿Cuánto te ha costado tu hijo?”

Lo encontré en las rebajas y además tenía un descuento extra. Los hijos no cuestan dinero, son los procesos de adopción los que cuestan dinero, pero es que además es de mala educación preguntar por los costes de la adopción aunque formules bien la pregunta. Si de verdad estás interesado, pregúntame dónde encontrar la información e investiga por tu cuenta.

  1. “¿Qué sabes de su verdadera madre?”

Su verdadera madre soy yo. Yo voy a cuidarlos cuando estén enfermos, curarle las heridas y pagar el colegio – a mi se me ocurren muchas más cosas más agradables que hacer con ellos, pero bueno, yo me estoy dedicando a traducir esta entrada-.  Nacieron de la tripa de su madre biológica y por ese motivo le estaré siempre agradecida, pero el niño es mío y yo soy su verdadera madre.

  1. “¿Vas a tener hijos propios?”

Vuelve a la pregunta anterior. Es mi propio hijo y le querré mucho más de lo que te puedes imaginar.

  1. “Ya verás como una vez que los tengas te quedas embarazada en menos de un año”

Lo siento pero es físicamente imposible, a no ser que Dios decida que Jesús necesita una hermanita. No me voy a quedar embarazada por mucho que haya adoptado. Que si, que todos conocemos el caso de la hermana de la primera de una secretaria de no sé quién que se quedó embarazada tres meses después de adoptar. Pero eso no es una estadística que se cumpla por sistema. Y lo más importante; normalmente no tienes ni idea qué tipo de experiencias relacionadas con la fertilidad han pasado las personas antes de comenzar a tramitar una adopción, así que mejor no menciones este tema a las familias que adoptan a su primer hijo.

  1. “¿Su madre era drogadicta? ¿te preocupa que tipo de consecuencias puede tener?”

Vaya…me olvidé de guardar el ticket por si devolvían el dinero. Lo primero es que la historia de la vida de mi hijo no te incumbe. Gracias. Es mi hijo y trataré de ayudarle en todo lo que necesite igual que haces tú con los tuyos.

  1. “¿Por qué se deshicieron de él?”

De nuevo. No te incumbe. No se “deshicieron” de él. Los derechos de los padres biológicos tienen su limite en función del bienestar de los hijos. Si en este caso la madre lo decidiera, es mejor hablar de “dar en adopción”, no de “deshacerse” de él o “abandonarlo”.

  1. “¿Vas a contarle que es adoptado?”

“¿A ti que te importa?” se va a convertir en la respuesta más habitual a tus preguntas indiscretas. A estas alturas de la vida es muy raro que el hecho de ser adoptado sea un secreto para los niños. Es parte de su historia y somos muy claros con el tema. En cada momento se tratará el tema de forma que él pueda entenderlo y siempre tendrá claro que es un hijo deseado y muy querido y que vino a nuestra familia de una forma especial.

 

  1. “¿Es tuyo para siempre?”

No, si te parece es un préstamo. Lo estoy probando para ver si me lo quiero quedar.

Y aquí viene mi favorita – la mía también-

  1. “Qué suerte ha tenido tu hijo”

Te corrijo. Yo soy la que ha tenido suerte. Ha cambiado mi vida y no sabes cómo.

Estoy segura de que más de un comentario de este tipo recibiremos, pero también estoy segura de que nadie de los que nos digan algo así lo harán con intención de hacernos daño, así que…paciencia!  Y si veo algún indicio de querer hacer daño…a la yugular!

Este es el artículo original: http://www.yellowblissroad.com/using-positive-adoptive-language-10/#comment-171068

Anuncios

6 comentarios en “Cuidando el lenguaje

  1. Desde luego, por si fuera poco, después de todo el proceso tendremos que afrontar este tipo de impertinencias de manera educada si están nuestr@s hijos delante. Yo tendré que prepararme en serio toda una batería de respuestas… trabajo de cara al público y ya me lo imagino!!!

    Me gusta

  2. Qué razón tiene todo el artículo, gracias por compartir.Me alegro mucho de haber encontrado tu blog…y me siento muy identificada! Justo hoy hemos ido a ver Polonia con creixer junts y nos ha pasado igual que a ti que después de ver Rusia, Maria nos habló de Polonia y nos ha gustado mucho! Me alegra haberte encontrado! Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s