“Megustaría”

Pragmática, decidida, valiente, cabezota, obstinada, impaciente, insistente, impulsiva…lo reconozco. Son solamente ocho adjetivos y aunque no están todos los que son, son todos los que están. Esta vez empiezo a mediados de agosto como si hubiera arrasado en el kiosko con todas las promociones típicas de septiembre. Me voy a adelantar porque …no puedo esperar! . Aviso: no voy a comprar las maquetas de los aviones, ni el curso de cupcakes, ni los dedales originales del siglo XVIII. Tampoco el inglés, ni el alemán están entre mis propósitos, ni el punto de cruz ni la colección de cascos de moto.
Gracias a una conversación que tuve hace muchos años con mi amiga Elena en la que nos dimos cuenta de una gran obviedad: “que si quieres algo, no esperes que venga a ti, ve tu a por ello”. Después de esa conversación, me empezaron a poner nerviosa las personas que me decían….me gustaría correr un par de veces a la semana, me gustaría hacer un voluntariado, me gustaría viajar a…, me gustaría …Una serie de “megustarías” que eran relativamente fáciles de llevar a cabo. No me refiero a volar a la luna o cenar con Michael Jackson. Porque la respuesta que se me escapa de la boca es “hazlo”. Y empiezan las respuestas que me ponen casi más nerviosa que los “megustarías”. “ya….”, “a lo mejor un día….”. Está claro que no Tegustaría tanto….. Releo este párrafo y creo que a veces puedo resultar un poco intransigente. Y entonces reviso todo lo escrito y añado a la lista “intransigente”, aunque no esté relacionada con las palabras anteriores.
El caso es que ahora que hemos vuelto de las vacaciones (en otra entrada me esponjaré con este tema), tengo que poner en marcha los “megustarías” de septiembre, aunque sigamos en agosto. “Así ya lo tengo hecho” que diría mi madre.

Megustaría #1: Adelgazar 5 kilos. Lo sé, este “megustaría” no es nada original. No sé cómo han llegado a mi pero no los quiero. Es una cantidad razonable, así que espero que en un par de meses ni me acuerde de ellos. Se instalaron alrededor de mi cintura un poco antes del verano y han venido conmigo a todas partes pero no les tengo nada de cariño y aunque despedirme de ellos será un esfuerzo, tengo muchas ganas de perderlos de vista. La única ventaja de haber tenido estos kilos de más es que no he ido ni un día a las rebajas. Ya queda menos para que pasen los dos meses y volver a mi cuerpo “normal”. Como siempre, un día más es un día menos!.


Megustaría #2:
Apuntarme a yoga y cumplir todo el curso. La primera parte del Megustaría es fácil, la segunda es la que me supondrá un esfuerzo. Tengo que aprender a respirar y a gestionar algunos pensamientos que corren por mi cabeza como pollo sin la misma.

Megustaría #3: El más dificil todavía: aprender música. Así….sin achantarme lo escribo. Llevo unos meses pensando que “me gustaría…” y yo misma me ponía de los nervios cuando me escuchaba así que fui directa a la Escuela de Música municipal que hay cerca de mi casa a pedir información. Logré una plaza pero no logré llegar el día en que tenía que matricularme. Así son en esta Escuela. Te dan un día y una hora fijos para apuntarte (por supuesto que no sabes ni horarios ni precios). Pedí clemencia pero no la encontré. Mi día había pasado hacía cinco (entre los que se encontraban dos de ellos fin de semana, otro festivo y otro puente) y como no había ido, le dieron mi plaza a otro. Me quedé pensando que el destino sabía que yo me apuntaría pero que después no iba a ser constante que para eso, que lo aproveche otro. 

Pero yo seguía con el megustaría en la cabeza aunque fuera en modo poco activo. Y ha tenido que ser durante nuestras vacaciones cuando el megustaría se ha convertido en “lohago!!”. Una pequeña parte de nuestras vacaciones la hemos pasado con amigos en Granada en una casa rural y hasta allí vino mi megustaría. Empezaron a sacar guitarras de los coches y cada vez que los escuchaba tocar cualquier estilo pensaba que YO QUIERO!. Me quedaba embobada cuando les veía mover los dedos arriba y abajo y sobre todo…lo bien que lo estaban pasando! En los pocos días que estuvimos con ellos tuve la oportunidad de ver cómo se colocan algunos acordes (uno o dos…), algún consejo, echar un vistazo a los cursos online y pin pan, una cosa lleva a la otra…mañana estreno mi guitarra!! Aún no tengo claro si buscaré unas clases en casa, en una escuela o me lanzaré a los tutoriales de youtube. 

Pero yo, de dedos delicados, empiezo con una guitarra acústica (que dicen que es más duro). Yo la zurda, voy a aprender con una guitarra para una diestra, y lo más dificil,…sin ritmo, sin oido…de verdad que voy a aprender algo de música y ya queda un día menos y el caso es hacer más llevadera la vuelta al trabajo! 

2014-08-15 12.26.11

Anuncios

Un comentario en ““Megustaría”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s